<span>Climatizar nuestro hogar es realmente sencillo hoy en día. El avance en el sector ha sido increíble en los últimos años, poniendo a nuestra disposición un buen número de aparatos de enorme calidad. Además, su mantenimiento es realmente sencillo, por lo que no creará demasiadas complicaciones. De hecho, lo habitual es que solo los <b>filtros del aire acondicionado</b> requieran de una supervisión periódica. <br></span> ¿Sabes por qué es importante que los filtros se encuentren siempre en un perfecto estado? Principalmente porque la suciedad puede llegar a obstruirlos, evitando un correcto funcionamiento de la instalación, reduciendo su rendimiento y, en no pocas ocasiones, aumentando su consumo eléctrico. También es bastante habitual que esta situación conlleve una reducción notable de su vida útil. <br> <span>Es posible que un problema de mal olor pueda deberse también a los <b>filtros del aire acondicionado</b>. En este caso, sin embargo, su solución no pasará por una limpieza o una simple sustitución, ya que será necesario realizar una desinfección, tanto de los propios filtros como de la unidad interior. </span>   <br><b><br>Los filtros del aire acondicionado ayudan a mejorar la calidad del aire</b> <br><span>Son varias las razones que convierten a los <b>filtros del aire acondicionado</b> en elementos importantes en su funcionamiento. Estos “invisibles” elementos ofrecen importantes beneficios que hay que conocer. <br></span> <span><b>1. Reducen las alergias y el asma</b>. Una de las principales ventajas que ofrecen los filtros es que consiguen purificar y desodorizar el aire, evitando que personas alérgicas o asmáticas pueden verse afectadas negativamente por su uso. Hoy en día, los más avanzados y que mejores resultados están dando son los filtros de plasma o neoplasma. <br></span> <span><b>2. Crean un ambiente agradable</b>. Otro de los motivos que convierten a los <b>filtros del aire acondicionado</b> en imprescindibles es que permitirán disfrutar de un ambiente agradable en el interior del hogar. Por ello, su mantenimiento resulta imprescindible. Existen actualmente filtros fotocatalíticos que consiguen absorber y descomponer las partículas responsables del mal olor. <br></span> <span><b>3. Protegen de los malos olores</b>. Porque ese es el tercer beneficio de preservar su buen estado. Los filtros, gracias a los distintos componentes en su fabricación, consiguen retener el mal olor o el humo del tabaco. <br></span> <span><b>4. Mejoran la calidad del aire</b>. En último lugar, los filtros del aire acondicionado, gracias al ionizador, conseguirán “equilibrar” la estancia, eliminando el exceso de iones positivos que emiten diariamente los aparatos eléctricos de cualquier hogar. De esta manera, tú y tu familia conseguiréis disfrutar de una gran calidad del aire. </span>




Compartelo con tus amigos en: