<span>A la hora de elegir calefacción para nuestra vivienda, tenemos muchas alternativas por las que podemos decidirnos. En esta ocasión, desde Instala Tu Caldera vamos a hablaros de las diferencias entre <b>suelo radiante o radiadores</b> para el hogar. ¿Cuál es la opción más adecuada? No te pierdas estas próximas líneas porque vamos a ofreceros unas claves que os pueden resultar muy interesantes.<br></span><span><b>Suelo radiante y radiadores</b> son dos de las alternativas más habituales en las casas, por lo que no son algo desconocido para la mayoría de las personas. Para poder decantarnos por unos y otros, tendremos que centrarnos en nuestras necesidades o algunos factores que afectan a estos sistemas. <br></span> Por ejemplo, el consumo. Los radiadores de agua se valen de temperaturas elevadas, entre 65ºC y 85ºC. Para mantener esta temperatura requieren de una notable cantidad de energía que puede ser reducida complementándolos con paneles solares. <br> El suelo radiante, por su parte, es mucho más rentable en lo que se refiere al consumo. Se estima que necesita entre un 15 y un 25% menos, ya que estamos ante un sistema de calefacción a baja temperatura. Así, si los radiadores se movían entre los 65 y los 85ºC, el suelo radiante apenas necesitará calentar el agua hasta los 35-40ºC. De hecho, si funciona junto a paneles solares, la reducción del consumo puede rozar el 80%. <br> <span>Otro factor a la hora de elegir entre <b>suelo radiante o radiadores</b> es la sensación térmica y el confort en el hogar. Los radiadores, por ejemplo, tardan en calentar una estancia mucho menos tiempo, ya que trabajan a una alta intensidad. El suelo radiante, por su parte, ofrece mayor efectividad si se enciende de manera regular. Esto provoca que estén especialmente recomendados para zonas frías. <br></span> En lo que a sensación térmica se refiere, el suelo radiante ofrece temperaturas estables que se van expandiendo hasta el último rincón de las habitaciones. Por lo tanto, se consigue una total uniformidad y sensación de confort. <br> Puede que, a la hora de elegir entre estas dos alternativas, el precio sea uno de los condicionantes más importantes para ti. En ese caso, tienes que saber que la instalación de radiadores es notablemente más económica que la apuesta por el suelo radiante. Aunque, como hemos visto, a la larga se pueda ahorrar más en la factura mensual gracias a ellos. <br> En último lugar, otros dos beneficios que tenemos que tener presente. El suelo radiante posee la opción de frío para las épocas de verano y no ocupará espacio en nuestro hogar, ya que se encuentra instalado por debajo de la tarima.




Compartelo con tus amigos en: